La pereza hará sufrir :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

La pereza hará sufrir

Realmente ser un vago es buscarse problemas y sufrimientos, escuche o leí hace unos días una frase que me impresionó, decía “Nada es más cansado y difícil que vivir sin trabajar”, mi abuelita decía “El vago trabaja dos veces”, y es una gran verdad, cuando uno hace mal las cosas, negligentemente, casi siempre nos toca repetir el trabajo. Y no se diga del joven estudiante, dedicado al ocio y a disfrutar con sus amigos lo único que logra es repetir el semestre y finalmente ser echado del colegio o la universidad, y si no lo echan el mismo a larga, se retirará.

Pro 15:19 El camino del perezoso es como seto de espinos;  mas la vereda de los rectos, como una calzada.

Pro 10:5  El que recoge en el verano es hombre entendido;  El que duerme en el tiempo de la siega es hijo que avergüenza.

El ser humano se puede acostumbrar a muchas cosas, inclusive a la vergüenza, y es una vergüenza el vivir pidiendo prestado, al principio es difícil, pero nos convencimos que solo seria por esta vez, que era una situación momentánea que pronto pasaría, así que nos acercamos a alguien de confianza y le pedimos una mano, la siguiente vez es un poco más fácil para nosotros y un poco más difícil para el que nos presta, especialmente si es sin interés, por ayudarnos, la siguiente vez notaras en esa persona un toque de menosprecio, te mirará de manera diferente, un poco molesto, un poco cansado, la siguiente inevitablemente te aconsejará y por ultimo te dará ordenes, te pedirá favores y tu estarás obligado a hacerlos, entonces sentirás la vergüenza, por ultimo te dará una excusa porque ya no quiere prestarte… y buscarás a otro para que te preste, cada vez serás menos hombre, menos mujer, serás obligado a hacer algo que no quieres o no esta correcto, tu animo y tu autoestima se destruirán poco a poco… sin embargo terminaras por acostumbrarte.

2012-07-06

Ecc 10:18  Por la pereza se cae la techumbre,  y por cruzarse de brazos hay goteras en la casa.

La pereza destruirá tu nivel de vida si la dejas, una definición curiosa de pereza es: “La pereza es el arte de usar muletas cuando no las necesitas”, creo que quiere decir que somos capaces de acostumbrarnos a todo y no hacer nada por cambiarlo.

¿Algo se descompuso en tu casa y decidiste arreglarlo después porque estabas apurado?, ¿dejaste algo pendiente en tu trabajo y después te olvidaste de terminarlo?,  pues es seguro, segurísimo que ese descuido te cobrara la factura, pero no solo es, sino que tu nivel de vida disminuirá. Por ejemplo, se arruinó algún foco de tu casa y te dices a tu mismo “después lo arreglo” y pasan semanas sin que lo hagas, mientras tanto, como te consideras muy inteligente hallas una solución temporal, colocas la lamparita de noche en el lugar de oscuridad, el resultado es que tu casa será un poco más oscura por algunas semanas, antes que repares la luz se te daño la plancha, decides colocar la ropa debajo del colchón cada noche hasta que compres plancha nueva y ahora pasas semanas a oscuras y con la ropa arrugada y tu nivel de vida disminuye.

Este hábito de encontrar soluciones temporales es otra forma de manifestación de la pereza, lo lógico es salir a buscar un nuevo foco y comprar una plancha nueva, pero contra toda lógica encontramos excusas, de todo tipo, para no hacer lo que debemos en el momento que debemos hacerlo.

De igual manera en las finanzas, ¿llevas un registro diario de tus gastos y tu contabilidad o simplemente amontonas las facturas en un cajón?, bueno, no diario, pero destinas un tiempo fijo cada semana, por ejemplo los viernes en la tarde, para actualizar tu contabilidad o simplemente dejas que se te acumule y cuando tienes que declarar tus impuestos tienes una bola de papeles, se te ha perdido facturas, y declaras atrasado, incompleto y con multas, perdiendo dinero.

Pro 24:30  Pasé por el campo del perezoso, por la viña del falto de juicio. Había espinas por todas partes; la hierba cubría el terreno, y el lindero de piedras estaba en ruinas. Guardé en mi corazón lo observado, y de lo visto saqué una lección: Un corto sueño,  una breve siesta, un pequeño descanso,  cruzado de brazos… ¡y te asaltará la pobreza como un bandido, y la escasez,  como un hombre armado.

¿Qué pasa con el corazón y el alma de un perezoso?, este proverbio puede interpretarse literalmente, pero también puede ilustrar algo: El campo y el viñedo podrían simbolizar el corazón, la mente y el espíritu del hombre perezoso, lo que sucede con la mente y el corazón del perezoso es que pierde la capacidad de entender, de distinguir lo que debe hacerse y lo que no, cuando dice “lo que vi” nos explicaría que es una realidad, no es una suposición, son los hechos los que están hablando, la hierba cubría el terreno, lo fértil del hombre estará cubierto, inutilizado por las diferentes cosas por hacer, por actitudes y costumbre que lo vuelven estéril, ya no dará frutos, no veremos más en su vida paz, paciencia, benignidad, bondad, templanza, amor, fe, esperanza, mansedumbre, no habrá más arrepentimiento y nadie conocerá a Cristo a través de esta persona, por si fuera poco, sobre hombre o mujer se acumulan las espinas de la maldición y el pecado, provocando sufrimiento y males, el cerco de la protección de Dios ha caído y somos vulnerables al ataque del enemigo de nuestras almas, puede entrar cuando quiera.

Esta es una advertencia, es necesario analizar y asimilar la enseñanza, no sea que lleguemos a estar en la misma posición.

Un poquito, no es necesario mucho, simplemente unas pequeñas licencias con las excusa que “no somos perfectos”, dormir un poco más de lo normal, un pequeño descanso en el tiempo de trabajo, cruzarse de brazos mirando la necesidad y vendrán las consecuencias.

El proverbio termina dándoles características de personas al resultado de la pereza, como si estas pequeñas licencias fueran una carta de invitación extendida a dos indeseables visitantes, Pobreza y Escasez, la primera actúa como un ladrón, no sabrás por donde viene, se meterá en tu vida por la puerta de atrás y de repente sentirás que no te alcanzan los recursos, el tiempo, el dinero, el ánimo, te serán robados, y la escasez vendrá con armas a obligarte a hacer lo que no está correcto y luego te mataran.

Comments are closed.