Cómo llevar a tu familia y a tus hijos a la quiebra y la pobreza :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

Cómo llevar a tu familia y a tus hijos a la quiebra y la pobreza

Pro 6:6b ” te llegará la miseria como un vagabundo,  la pobreza como hombre armado”.

Todo pecado es heredable, y la pereza nos es una excepción, patrones de comportamiento se repiten de padres a hijos, paradigmas transmitidos, hábitos aprendidos y si nosotros lo practicamos, es un hecho que nuestros hijos lo aprenderán y después será mucho más difícil salir de ese círculo vicioso que forma la pereza, el endeudamiento, la escasez y finalmente la pobreza.

Pro 22:6  Instruye al niño en su camino, y ni aun de viejo se apartará de él.

Este texto es usado habitualmente para enseñar a nuestros hijos el amor a Dios, pero es más que eso, es una regla general de vida, un principio que funciona tanto hacia lo bueno como a lo malo, un ejemplo real de esto es la manera como somos educados:

Todo judío varón de una familia practicante a sus 12 años tiene una ceremonia llamada Bar Mitzvah, en esa fiesta el joven adolescente es declarado un hombre delante de Dios, con las mismas responsabilidades y privilegios que cualquier hombre mayor, empieza a colaborar con su padre, mientras estudia, en el sostenimiento de una familia o su padre lo ubica como ayudante o aprendiz de algún oficio o profesión, y al joven empieza su vida laboral a los 12 años, pasando por oficios y el proceso de aprendizaje necesario, a sus 18 años basándose en su experiencia, habilidades adquiridas y el panorama laboral de su sociedad escogió su carrera universitaria no simplemente por un ideal romántico de una profesión, a sus 24 años, cuando culmina sus estudios el judío tiene ya 12 años de experiencia, ya conoce el campo laboral, es bueno en algo, con trabajo y probablemente con un capital ahorrado. En definitiva, tiene grandes ventajas competitivas y posiblemente alcance la independencia financiera llegando a los 30 años.

En contraste, la sociedad ecuatoriana y latinoamericana destruye a sus jóvenes:

La sociedad nos reconoce como adultos recién a los 18 años pero en la práctica nunca somos adultos delante de nuestros padres, basados en un falso sentido de familia y lo que es normal.

Nos han inculcado que el estudio académico es lo primero, la prioridad en lugar de ser el complemento, así que cuidamos que nuestro cachorro vaya a la mejor escuela posible y mientras se educa no permitimos que trabaje, a veces ni siquiera que ayude en su casa, “pobrecito, se quema las pestañas”, inclusive las leyes están tan distorsionadas que prohíben el trabajo del joven, cerrándole las puertas.

Suponiendo que el jovencito tiene valores, es aplicado en sus estudios y ha tenido el privilegio de ser apoyado hasta una carrera universitaria entonces llegará a los 24 y se graduará, entonces saldrá al mundo laboral a aprender recién lo que significa trabajar, un proceso muy doloroso.

Si estudió con un crédito educativo llegará al mundo laboral endeudado, y tendrá un periodo de aprendizaje mínimo de 3 años, donde será explotado, “pagar piso” le decimos en Ecuador, y allí descubrirá realmente a que se dedicará por el resto de su vida laboral y que es lo que realmente era su vocación,  raramente estas coinciden, y menos con la profesión que escogió, adquiere una familia, responsabilidades, y probablemente nunca alcance una independencia financiera y su mejor aspiración será adquirir todo a base de deudas y finalmente una pésima jubilación a los 65 años.

Todo esto sin contar con vicios, sin contar con una familia disfuncional, sin contar con una falta de valores que lo llevará a dedicarse al robo o vivir a costa de los demás, sin contar con un embarazo no deseado, etc. En definitiva, lo milagroso es que tengamos algún nivel de éxito, y todo esto es el stablishment, lo normal. Dicen que los judíos son ricos y gobiernan el mundo… no sé si será verdad, pero tiene lógica. ¿Qué estamos formando con nuestros hijos?, un ejército de perezosos, endeudados y frustrados.

¿Qué hicieron de nosotros?, ¿Se puede cambiar? Gracias a Dios si se puede:

Psa 37:25  Joven fui y he envejecido,  y no he visto justo desamparado ni a su descendencia que mendigue pan. En todo tiempo tiene misericordia y presta. Su descendencia es para bendición. Apártate del mal,  haz el bien y vivirás para siempre, porque Jehová ama la rectitud y no desampara a sus santos. Para siempre serán guardados, mas la descendencia de los impíos será destruida.

Los justos heredarán la tierra y vivirán para siempre en ella.

 

Comments are closed.