7 Cosas que un cristiano evangélico aprendió de la venida del Papa a Ecuador :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

7 Cosas que un cristiano evangélico aprendió de la venida del Papa a Ecuador

7-cosas-que-un-cristiano-evangelico-aprendio-de-la-venida-del-papa-francisco-a-ecuador

7-cosas-que-un-cristiano-evangelico-aprendio-de-la-venida-del-papa-francisco-a-ecuador

Creo que no hubo una sola persona en todo el país que no fue afectada de una u otra manera por la visita del máximo representante de la iglesia católica a nuestro Ecuador, yo aunque no soy catolico sino cristiano protestante desde hace 14 años, tambien me vi involucrado porque no pude desempeñar mi trabajo de manera normal, ese día tenía una cita y cuando fuí no habia nadie por el feriado.

A parte de esto, el ver en los periodicos o en los noticieros las imagenes de millones de personas asistiendo a los eventos precedidos por el Papa me hizo meditar y me dio una nueva perspectiva acerca de mi propia fe, cosas de las que no me daría cuenta en otras circunstancias; y sin animo de ofender a nadie, porque tengo muchos familiares y amigos catolicos a los cuales aprecio y respeto, he decidido compartir 7 cosas que pude recordar y aprender en estos días en que el Papa visitó Ecuador.

1.- Mi Dios no es Dios de un día, ni es Dios de un evento, ni es Dios de fin de semana, no solo es de domingos, Él es Dios de todos los días de la semana, cada mañana lo primero que sale de mi boca es su nombre, “Jesús” y cada noche antes de dormir “gracias Padre”, esta conmigo mientras voy a dejar a mis hijos a la escuela y regreso caminando y conversando con Él.

Durante el día muchas veces le pregunto “que debo hacer” y siempre me contesta, talvez otros piensen que estoy loco pero me contesta.

A la hora de comer mi Dios se sienta a mi mesa, ¡y como no ser agradecido en el desayuno, el almuerzo, la merienda!, es más, Él me regaña cuando como comida chatarra…

Cuando tengo algun problema Él esta alli y tambien esta cuando veo tele o cuando duermo, inclusive en mis sueños el esta presente… Mi Dios me prometió: “yo estare contigo todos los días hasta el fin del mundo” y puedo decir sin mentir y sin exagerar que en mis 14 años no ha habido un solo día en que yo no haya hablado con Él y Él conmigo…

2.- Mi Dios no es Dios de mis caprichos, no es una especie de genio en la botella que esta alli para solucionar mis problemas y conceder mis deseos, al contrario, mi Dios es Mi Señor, Él manda en mi vida, Él no me obedece, yo lo obedezco, creo que eso es lo que lo hace Mi Dios. No lo sigo como a mi me parece, las cosas no son a mi manera, son a Su Manera, el es un Rey Digno De Ser Obedecido y yo estoy feliz de ser su subdito.

3.- Mi Dios no es Dios de gracia barata, no es alguien que dice simplemente “Tranquilo, no pasa nada, vive como quieras” mi Dios me perdona a un precio muy grande, al precio de la vida de su Hijo, a precio de dolorosa cruz, cada vez que me perdona sus palabras son “No te condeno, vete y no peques más”, ¿Cómo podría yo asistir a una reunión el domingo y pecar descaradamente el lunes?.

4.- Mi Dios no es un Dios religioso, no me pide sacrificios terribles, no puedo hacer nada para impresionarlo y menos puedo sobornarlo, no puedo cometer un pecado y calmar su justicia con una penitencia, con 10 padresnuestros o pagando una misa, Él es Santo, Él es Justo, y si me salvó fue para que Su Santidad me haga santo. Mi Dios no es politicamente correcto, Él no acomoda sus palabras a los oyentes, cada vez que habla lo hace con amor pero tambien con verdad. Él es el Espiritu Santo y lo unico que me pide es que confíe en Él.

5.- Mi Dios no es un Dios de cuadros o esculturas, no necesito una fotografia que me lo recuerde por dos razones:

La primera razón es que ninguna imagen puede ser fiel a lo que Él realmente es, los cielos no lo pueden contener, Él contiene al universo y con todo el respeto creo que ni el mejor artista lo puede dibujar, todo dibujo me va a dar una idea pequeña y erronea de lo que Él realmente es, talvez por eso Él mismo no estubo ni está de acuerdo con que se le hagan retratos.

La segunda razón es que cualquier imagen me podria distraer de Él, es como imaginar que yo le hablo a la fotografia de mi madre y la miro para recordarla, olvidando que mi madre esta sentada a mi lado tratando de hablar conmigo; es como ver la foto de un atardecer en mi celular mientras el verdadero atardecer esta delante de mis ojos, algo muy típico de esta generación. ¿Para que una foto si Dios esta frente a mi?. Lo puedo ver en directo. En su palabra está escrito: “Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento proclama la obra de sus manos”. Cuando abro mis ojos lo puedo ver, en todo, en los niños, en las flores, en las nubes, en el espejo, en el dolor, en un medigo, en la luz, en la oscuridad, en fin…

6.- Mi Dios no es Dios lejano, no es un desconocido, si fuese un desconocido importante y famoso, como por ejemplo un presidente o un artista yo necesitaria de intermediarios para hablar con Él , talvez alguien mas santo que abogue por mi, o alguien cercano a Él que le transmita lo que yo quiero decirle; pero es no es mi Dios, a mi Dios yo le llamo Papá y puedo entrar en Su Presencia confiado, porque el obstaculo que nos separaba, mis pecados, fue quitado de en medio y a travez de su cuerpo herido yo puedo acercarme confiado, se que Él no me ignora ni me rechaza, deja todo lo que esta haciendo para atenderme.

Alguien dijo: “Señor, delante de ti están todos mis deseos, Y mi suspiro no te es oculto” es gracioso andar en la calle y saber que el escucha aun mis pensamientos, y alli mismo me contesta. (Pensamiento tipico de Él: “no regreses a ver, no regreses a ver”).

7.- Mi Dios no es Dios de otros, es mio, asi como mi mamá es “Mi Mamá”, y yo soy “Su Hijo”, de la misma manera Él es “Mi Dios” y yo soy “Su Hijo”, me pertenece, no como si yo fuera su dueño, me pertenece como un papá pertenece a su hijo, tenemos una relación, no es simplemente “el Dios de mi tradición”, Él y yo tenemos una relación indestructible…

Conclusión:

Realmente fue muy bueno para mi en estos días meditar en cuales son las diferencias entre mi fe y la fe tradicional, pude entender al ver a millones  venir al encuentro del Papa, que en mi ciudad y en mi  Ecuador hay muchas personas que sienten la necesidad de Dios, quieren encontrarlo y corren a donde quiera que crean que hay algo de Él.

Muchisimos, millones de personas en Ecuador quieren un encuentro con Jesús y si supieran donde encontrarlo no dudarian en ir, y todos aquellos que lo conocemos debemos ser la luz que indica donde está el Camino.

En resumen, para mi, cristiano protestante o como me dicen, “evangélico”, fue muy provechoso este tiempo de la venida del Papa, pude meditar y renovar mi fe en ese Dios que conozco y en su Hijo Jesús, mi Salvador. Son 14 años de su mano y ruego que Él me permita serle fiel el resto de mi vida.

No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.
Lucas 11:32

Comments are closed.