La muerte no es lo que me contaron los Testigos de Jehová :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

La muerte no es lo que me contaron los Testigos de Jehová

testigos-de-jehova-doctrina-errores-muerte

Eclesiastés 9:10 Y todo lo que esté en tu mano hacer, hazlo con todo empeño; porque en el sepulcro, que es donde irás a parar, no se hace nada ni se piensa nada, ni hay conocimientos ni sabiduría.

Eclesiastés 9:5: Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido.

Este texto, esta porción de la Biblia es el caballo de batalla de los Testigos de Jehová, su doctrina respecto a la muerte es que, cuando una persona muere deja de existir, que los seres humanos no tenemos ninguna parte inmortal y que cuando morimos dejamos de existir, ya no hay conciencia, pensamientos, vida.

Cuando chico, mi madre recibía a todo aquel que nos quisiera hablar de Dios y lógicamente nos visitaban Testigos de Jehová, dejando en casa las revistas Atalaya y Despertad cada semana, los libros “¿Será posible que los muertos vuelvan a vivir?”, “Cómo hallar paz y felicidad duraderas”, “¿Ha encontrado usted el camino a la vida eterna?”, “Lo que los jóvenes preguntan. Respuestas prácticas”, “El origen de la vida. Cinco cuestiones dignas de análisis”, “¿Qué esperanza hay para los seres queridos que han muerto?”, “¿Le gustaría saber la verdad?”, “¿Qué enseña realmente la Biblia?”, “¿Es la vida obra de un Creador?”, “El hombre más grande de todos los tiempos”, “¿Qué enseña realmente la Biblia?”, “Mi libro de historias bíblicas”, y toda la literatura que ellos nos pudieran facilitar, así que naturalmente tomé como cierta la opinión de ellos frente a la muerte, más cuando leí las escrituras, la Biblia, tomando en cuenta los contextos y las situaciones en que cada texto fue escrito, comparándolos con otros pasajes me di cuenta de este error gravísimo en las enseñanzas de los Testigos de Jehová.

Ellos basan sus creencias respecto a la muerte en estos 2 versículos, los cuales aparentemente afirman que en la muerte no hay conciencia ni existencia, desconociendo el resto de textos referentes a la muerte y desconociendo el contexto en que este texto, Eclesiastés fue escrito.

Realmente en las escrituras existen 2 porciones bíblicas que casi siempre, un 99 por ciento de las veces, son mal utilizadas por falta de contexto, las primeras son las palabras de los amigos de Job, en el libro de Job, palabras que se toman como ciertas cuando en el contexto del libro claramente se afirma que los amigos de Job estaban equivocados y Job en lo correcto, y la segunda porción mal utilizada es el libro de Eclesiastés.

El libro de Eclesiastés en un principio se le atribuye a Salomón, hijo de David, Rey heredero de Israel, algunos estudiosos afirman que pudo ser alguien que se atribuyó este nombre, talvez otro descendiente de David o del mismo Salomón, pero en ambos casos es evidente que fue escrito por alguien con gran autoridad y riqueza, quien había dedicado su vida a reflexionar acerca de la existencia humana, un filosofo.

Las claves para interpretar este libro están en:

Eclesiastés 1:12-14 Yo, el Predicador, fui rey sobre Israel en Jerusalén. Me entregué de corazón a inquirir y a buscar con sabiduría sobre todo lo que se hace debajo del cielo; este penoso trabajo dio Dios a los hijos de los hombres para que se ocupen en él. Miré todas las obras que se hacen debajo del sol, y vi que todo ello es vanidad y aflicción de espíritu.

Eclesiastés 12:9-14 Cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al pueblo. Escuchó, escudriñó y compuso muchos proverbios. Procuró el Predicador hallar palabras agradables y escribir rectamente palabras de verdad. Las palabras de los sabios son como aguijones, y como clavos hincados las de los maestros de las congregaciones, pronunciadas por un pastor. Ahora, hijo, a más de esto acepta ser amonestado. No tiene objeto escribir muchos libros; el mucho estudio es fatiga para el cuerpo. El fin de todo el discurso que has oído es: Teme a Dios y guarda sus mandamientos, porque esto es el todo del hombre. Pues Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa oculta, sea buena o sea mala.

El autor, ya sea Salomón u otro rey, me atrevería a decirlo, es el mas alto pensador de la raza humana, y se dedica a investigar, a tratar de encontrar un sentido para las cosas que suceden, sobre todo al ser humano, el motivo de nuestros actos, las consecuencias, el porque de nuestra existencia y nuestro destino, esto lo hace desde la perspectiva humana, nunca por revelación divina, sino llevando al limite la capacidad humana de comprender y razonar, sin ser influenciado por doctrinas o credos, y, llega a 2 conclusiones: la vida humana por si misma es vana, y lo único que le queda al ser humano es honrar y temer a Dios, dejando nuestro destino en sus manos.

En el proceso para llegar a esta conclusión el plantea la posibilidad de que la vida humana no sea diferente a la de otros animales, y que tengamos el mismo destino, también plantea el hecho de que la muerte no sea mas que el dejar de existir, pero esa nunca es su conclusión, es solo un planteamiento del mejor de los filósofos humanos, más su conclusión es que el destino humano, aun después de la muerte está en manos de Dios.

El libro de Eclesiastés está allí para mostrarnos los limites del pensamiento humano, que la única salida que da sentido a la vida es buscar a Dios y obedecerlo, era necesario que el mejor de los pensadores humanos llegue a esta conclusión, cerrando definitivamente la puerta a la autosuperación personal, así como Dios por medio de Moisés derribó todas las deidades de Egipto, así como Jesús derribó toda religiosidad hebrea, así el libro de Eclesiastés derriba toda filosofía humana, más no nos plantea verdades, sino opciones que no se pueden tomar como doctrina, Dios puso este libro en su palabra como respuesta al pensamiento humano y como conclusión nos deja: Teme a Dios y guarda sus mandamientos, porque esto es el todo del hombre. Pues Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa oculta, sea buena o sea mala.

 

hablar-con-los-muertos-libro-pdf-gratis-descargar

podemos-hablar-con-los-muertos-jb


Comments are closed.