El salmo de la muerte :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

El salmo de la muerte

salmo-muerte-sepulcro-obras-2-de-noviembre-ecuador

El salmo 88 contiene un pasaje que da mucha luz acerca de la situación en que se encuentran las personas muertas.

Salmos 88:10-12 ¿Manifestarás tus maravillas a los muertos? ¿Se levantarán los muertos para alabarte? Selah ¿Será proclamada en el sepulcro tu misericordia o tu verdad en el Abadón? ¿Serán reconocidas en las tinieblas tus maravillas y tu justicia en la tierra del olvido?

En este salmo el autor, sintiéndose en peligro de muerte, pide ayuda a Dios y, en manera de pregunta, afirma que la muerte no es un estado donde  se pueda glorificar a Dios, y las preguntas que vienen son:

¿Por qué no manifestara Dios sus maravillas a los muertos?

La respuesta pudiera ser que los muertos ya tienen sus cuentas hechas, que las maravillas de Dios que siempre tienen el propósito de volvernos a Él ya no son necesarias en ese estado, no hay nada que agregar a las cuentas de un ser humano que ha fallecido.

¿Por qué los muertos no pueden levantarse a alabarte?

Aquí la pregunta implica que los muertos no podrán levantarse entre los vivos y dar alabanza a Dios, si vemos el libro de Apocalipsis, aquellos que murieron en Cristo viven de continuo adorando al Cordero, pero dicha adoración no tendría influencia entre los que aun viven en la tierra.

¿Por qué no será proclamada la misericordia de Dios en el lugar donde están los muertos?

Pareciera que este texto no está de acuerdo con lo explicado por Pedro acerca de lo que Cristo realizó mientras estaba muerto, la Biblia no es totalmente clara acerca de lo que Jesús hizo exactamente, los tres días entre Su muerte y resurrección. Según parece Él estaba predicando victoria sobre los ángeles caídos y/o los no creyentes. Lo que podemos saber con seguridad es que Jesús no estaba dando a la gente una segunda oportunidad para la salvación. Aquellos que murieron antes de Su venida también tuvieron la oportunidad de poner su fe en Jesús, ellos conocían el evangelio, o como dicen ahora, el proto-evangelio, por medio de las profecías, así como nosotros lo conocemos por los relatos de lo que sucedió, en ambos casos era posible creer en Jesús sin haberlo visto.

El acto de proclamar es de anunciar algo en alta voz para que otras personas conozcan, es una voz de alerta, una voz contra el desconocimiento, pero, si Jesús predicó lo sucedido entre aquellos justos que murieron antes que Él, lo que hizo fue solamente confirmar lo que ellos por la fe ya sabían, que serian rescatados.

¿Por qué las maravillas de Dios no serán reconocidas en las tinieblas de la muerte?

Al mencionar la palabra “tinieblas” el autor nos da una imagen del estado de la muerte, un lugar donde no se puede ver claramente, algo así como si la neblina no les permitiese ver lo que sucede a la distancia, y esa distancia es lo que sucede en la tierra de los vivos, es decir que aquellos que están en ese estado no tienen manera de saber lo que sucede con nosotros, incluyendo a sus parientes y amigos, esta información les es vedada, precisamente por eso es que Jesús fue a predicar sus obras entre los muertos, si los muertos tuviesen la capacidad de ver lo que sucede en la tierra de los vivos, como afirman los católicos, entonces no hubiese sido necesario que Jesús les predique.

Lamentaciones 3:6: Me dejó en oscuridad, como los ya muertos de mucho tiempo.

¿Por qué no será reconocida la justicia de Jehová en la tierra del olvido?

Siempre me he preguntado ¿Por qué los muertos no se arrepienten? ¿Por qué al conocer su destino eterno no piden perdón y se arrepienten? ¿Por qué entre los muertos no será reconocida la justicia de Jehová? Pues al parecer cuando una persona fallece pierde la capacidad de volverse a Dios, algo así como si la arcilla se endurase de tal manera que no pudiera volver a adoptar otra forma, como cemento fraguado, no es posible reconocer la justicia de Dios una vez muerto, esto contradice la doctrina del purgatorio, donde los muertos padecen y esperan hasta ser perdonados, en este texto se aclara que eso no es posible.

En Isaías 38:17-19 el profeta nos confirma lo que hemos visto en el Salmo 88 nos da varias características de los muertos:

  • No pueden alabarte
  • No pueden darte gloria
  • No pueden esperar tu fidelidad

Isaías 38:17-19 Mira, en vez de amargura, ahora tengo paz. Tú has preservado mi vida de la fosa destructora, porque has perdonado todos mis pecados. Quienes están en el sepulcro no pueden alabarte, los muertos no pueden darte gloria, los que bajan a la fosa no pueden esperar tu fidelidad. Sólo los que viven pueden alabarte, como  hoy lo hago yo. Los padres hablan a sus hijos de tu fidelidad.

Estos puntos se resumen en lo expresado en el Salmo 115:17

No alabarán los muertos a JAH, ni cuantos descienden al silencio;

 

hablar-con-los-muertos-libro-pdf-gratis-descargar

podemos-hablar-con-los-muertos-jb


Comments are closed.