Me gusta Cristo pero no me gustan sus cristianos :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

Me gusta Cristo pero no me gustan sus cristianos

gandhi, cristianos, criticar, division, sectas

¡Como critican los cristianos! Las redes sociales se han convertido en un medio de comunicación de masas, todos tenemos en ellas la capacidad de opinar pero en lugar de convertirse en fuente de vida para aquellos que no conocen a Dios están llenas de insultos y críticas de cristianos a otros cristianos, trayendo muerte y tropiezo.

He parafraseado el capítulo 14 del libro a los Romanos para poder comprenderlo mejor y que sea relevante en este tiempo.

Reciban al tiene una fe débil, pero no para entrar en discusiones.

¿Quién eres tú para juzgar al siervo de otro?  Que se mantenga en pie, o que caiga, es asunto de su propio señor. Y se mantendrá en pie, porque el Señor tiene poder para sostenerlo.

Porque ninguno de nosotros vive para sí mismo, ni tampoco muere para sí. Si vivimos, para el Señor vivimos;  y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos o que muramos, del Señor somos.

Tú, entonces, ¿por qué juzgas a tu hermano?  O tú, ¿por qué lo menosprecias?  ¡Todos tendremos que comparecer ante el tribunal de Dios! Por tanto, dejemos de juzgarnos unos a otros. Más bien, propónganse no poner tropiezos ni obstáculos al hermano.

Debemos ponernos una regla: Si no eres capaz de ir donde alguna persona y hablar cara a cara con ella acerca de algo que crees que es incorrecto, entonces no lo hagas públicamente, esa es una manera cobarde de actuar. Eso incluye a la persona que se sienta a tu lado un domingo como a presidentes, líderes cristianos, músicos, etc. Es ridículo ver a alguien que se dice cristiano insultando en las redes sociales a alguien famoso, como si  esa persona se fuese a molestar en leer el insulto.

El problema es que la visión general, la suma de comentarios muestran un cristianismo ignorante, belicoso y odioso. Gandhi dijo: “Me gusta Cristo pero no me gustan sus cristianos, muéstrenme un cristiano que se comporte como Cristo y yo me convertiré en cristiano”. Los que aún no creen en Jesús dicen actualmente lo mismo, sé tú la diferencia.

Ahora bien, si tu hermano se angustia por causa de algo que haces que piensas que no desagrada al Señor, ya no te comportas con amor. No destruyas, por causa de una manera de actuar que no es trascendente en el caminar cristiano, al hermano por quien Cristo murió.

Es inevitable que otras personas vean mal algo que haces o dejas de hacer, el problema es cuando esto se convierte en un argumento para que esa persona deje de creer en Jesús, por eso Pablo los define como “débil de fe”.

¿Quién o qué es un débil de fe?, es aquel cuya fe es tan frágil que cualquier argumento o problema pequeño logra que esa persona deje de confiar en Jesús.

La mayoría hemos tenido que afrontar situaciones en que un hermano en la fe  nos ha fallado, hemos visto un mal ejemplo, hipocresía, doble moral, etc. Y hemos sobrevivido, pero conocemos a muchos que por los mismos problemas se quedaron en el camino.

Jesús dijo que en este mundo eran inevitables los tropiezos, pero fue muy duro con aquellos que hacían tropezar a otros, dijo que les sería mejor suicidarse que hacer deliberadamente o por tozudez tropezar a otros, así de dura es la cosa.

En una palabra, no den lugar a que se hable mal del bien que ustedes practican, porque el reino de Dios no es cuestión de comidas o bebidas y otras cosas intrascendentes sino de justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo. El que de esta manera sirve a Cristo, agrada a Dios y es aprobado por sus semejantes.

A veces tendemos a perder la perspectiva, comenzamos a pensar que seguir a Cristo es una manera de vestirnos, un tipo de canciones, una forma de hablar, ceremonias y reuniones, pero las Escrituras nos ponen de nuevo en la perspectiva correcta, lo importante es la justicia en nuestra manera de actuar, la paz con nuestros semejantes y con Dios, la alegría que proviene de Dios en nosotros. Ese es el cuerpo de la fe, el resto es el la ropa de la fe y al final esto es lo que los que no conocen a Cristo verán en ti, porque no son tontos,  no importa cuantas palabras digas, ellos están buscando a ver si encuentran algo autentico en ti y en mí.

Por lo tanto, esforcémonos por promover todo lo que conduzca a la paz y a la mutua edificación.

 

Comments are closed.