El Corazón de Dios :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

El Corazón de Dios

el corazon de Dios, Jesus, amor, personas, projimo

Un pequeño discípulo me preguntó el día de ayer ¿de verdad te importo?, ¿estarás conmigo hasta el fin?, ¿darás todo por mi?

Salmo 41 (RV60) Al Músico principal: Salmo de David.

Bienaventurado el que piensa en el pobre; En el día malo lo librará Jehová. Jehová lo guardará, y le dará vida; Será bienaventurado en la tierra, Y no lo entregarás a la voluntad de sus enemigos. Jehová lo sustentará sobre el lecho del dolor; Mullirás toda su cama en su enfermedad.

Preocúpate por la necesidad del pobre, del desposeído, no dar simplemente por dar, este es un pensar que busca hallar la solución al problema, es una persona que vive ayudando al mas necesitado, no es alguien que por conciencia o por costumbre da, este tipo de hombre hace de las necesidades del desposeído su causa, su necesidad, de este tipo de hombre Dios en su día difícil tendrá misericordia…

¿Como actúa el cristiano moderno?

Existen varios sueños en el corazón del cristiano moderno, entre ellos esta el tener una familia sacerdotal, alcanzar prosperidad, pastorear multitudes, pero es muy extraño que pensemos en nuestra causa o meta el satisfacer la necesidad del que sufre…

La palabra PIENSA está escrita en un continuo presente, no como un pensamiento pasajero u ocasional sino como un propósito de vida… cuanto nos falta, cuanto hemos perdido los que nos llamamos cristianos, las constituciones, leyes y gobiernos del mundo esta fundamentadas en su mayoría en principios bíblicos que se han permeado desde el corazón de los antiguos creyentes hacia la sociedad, pero en el tiempo actual el cristiano ha dejado esto en manos de esas organizaciones, fundadas o impulsadas por los antiguos creyentes y piensan que ya no es su responsabilidad… “esta no es nuestra visión”, “ese no es el papel de la iglesia”, “ese no es mi llamado, yo he sido llamado a ser evangelista”, etc.

Es por eso que muchas sociedades, principalmente la sociedad europea o la norteamericana han dejado de creer en la iglesia, porque esta ha dejado a un lado parte de su llamado, nos hemos vuelto consumidores, grupos donde el objetivo es tener más y más creyentes en nuestro redil pero no es nuestro objetivo su bienestar integral…

¿Darle Gloria a Dios?

Pensamos en darle la Gloria a Dios, glorificarle, adorarle, levantar Su Santo Nombre, pero la verdad es que Dios no necesita que lo glorifiquemos, Dios no tiene problemas de autoestima y su Santo Nombre no es menos santo si dejamos de adorarle, en un sentido, Dios no nos necesita para ser Dios, somos nosotros quienes necesitamos de esto…

Cuando le adoramos los únicos beneficiados somos nosotros, simplemente ocupamos y reconocemos nuestro lugar y Su lugar, eso nos pone bajo su gracia y bendición y nos da un corazón correcto.

Cuando levantamos Su Nombre es realmente en beneficio de otros seres humanos, cuando el Nombre de Dios es santificado entonces otros pueden reconocer al verdadero Dios y acercarse a Él.

Cuando alcanzamos a alguien para Cristo en realidad estamos llevando a Cristo a esa persona y el único beneficiado es esa persona.

En fin, muchas veces los cristianos hacemos tanto énfasis en el primer mandamiento de amar a Dios por sobre todas las cosas que olvidamos el segundo que es amar a las personas como a nosotros mismos y aun mas lejos dejamos el mandamiento dado de amar a otros como Cristo nos amó a nosotros, y si analizamos estos 3 mandamientos, los 3 tienen como único beneficiado al hombre, en ningún caso Dios recibe nada que no tenga…

Parafraseando a Jesús se puede decir que así como el sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado, así mismo estos mandamientos existen para bien del hombre y no el hombre para estos mandamientos

Y se que en realidad Dios hizo todo lo creado para Él y por Él, y el propósito de nuestra existencia es darle gloria a El, los ángeles, las estrellas, las aves, la humanidad y las flores existen en un sentido para Su Gloria, eso es inevitable en toda la creación, porque Dios es Digno de ser adorado, pero si pensamos bien, esa no fue la motivación de Dios al crearlos, Dios era perfecto en la eternidad, antes del tiempo, no tenia necesidad de nada porque sino, no seria el Dios perfecto e inmutable, el Gran Yo soy de las escrituras. Entonces ¿cual es la motivación de Dios?

¿Que es lo q’ sueñas tu?

¿Que mueve tu interior?

¿Que te llevo a la cruz?

¿Como es tu corazón?

¿Por que dejaste el cielo?

¿Cual es tu pasión?

Quiero entender y conocer tu corazón.

Esta letra de una canción de Jesús Adrián Romero es más que una cancioncita bonita, plantea una reflexión profunda acerca del porque de Dios, y solo existe una conclusión, el propósito de Dios en cuanto a la creación y nuestra existencia es nuestro bien, por eso decimos que Dios es Bueno, no simplemente bondadoso, el objetivo final de Dios para con nosotros es nuestro bien, y si, nuestro bien máximo es adorarle, es obedecerle, amarle con cada célula y cada sentimiento, pero aun haciendo esto, el único beneficiado siempre seremos nosotros.

¿Porque hay tan pocos milagros?, ¿porque el mundo no corre a llenar las iglesias?, ¿porque nuestra familia no quiere ir a la iglesia? simplemente porque hay poco amor, verdadero amor, el amor de Dios por el hombre reflejado en una cruz.

¿De verdad te importo?

Un pequeño discípulo me preguntó el día de ayer ¿de verdad te importo?, ¿estarás conmigo hasta el fin?, ¿darás todo por mi?

Y tuve que ser sincero, le confesé que en verdad no lo haría, que mis propios problemas, que mis propias necesidades son mas importantes para mi que él, que en verdad lo quiero, pero estoy muy, muy lejos de ser “el buen pastor que su vida da por las ovejas”.

¿Soy capaz de dejarlo todo por un discípulo?, ¿arriesgar mi seguridad financiera, mis sueños, las metas, el ministerio,todo?, ¿dejaré las 99 para ir tras la que se perdió?, ¿seré algún día como Jesús?

Nos importa mas cumplir los “sueños de Dios” que lo que le sucede al más pequeño de nuestros discípulos, y es por eso que estamos en el lugar donde estamos… y no llegaremos más allá si no aprendemos a amar.

Seamos sinceros, ¿si Dios nos ama tanto, porque la iglesia ama tan poco?, amamos a Dios, decimos que amamos a Jesús, pero el mismo Jesús lo expreso varias veces y de diferentes formas: si me amas, ama a mis hijos, si me amas pastorea mis ovejas, si me amas enseña mis mandamientos, en esto conocerá el mundo que realmente son mis discípulos si se aman los unos a los otros como yo los amo, porque lo que haces a uno de estos mas pequeños a mi me lo haces…

Esto se traduce a la práctica, nuestra medida de amor para Dios no se refleja tanto en cantos, devoción, y reuniones gigantescas como en vivir para la necesidad de otros, tanto espiritual como practica…

En Hechos 10:38 Pablo dijo que Jesús “anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos del diablo” y los cristianos verdaderos, las congregaciones, denominaciones, grupos celulares, iglesias y creyentes verdaderos, sanos, caminaran este mismo camino…

En el corazón de traspasado por una lanza del Carpintero de Nazaret estuvieron y están las personas, ¿que hay en mi corazón?

Responses (2)

  1. Ebook Gratis says:

    Enhorabuena por el Articulo !! Saludos Compañero!

  2. silver price says:

    Desde la mentira del tentador, el mundo está dividido como la Ciudad de Dios, en dos bandos. El de la Verdad y el de la mentira. La mentira del incendio de Roma provocado por Nerón, fue la causa de la persecución de los cristianos, que sembró de mártires todo el Imperio. El argumento de La ciudad de Dios, la principal obra de San Agustín, es la opinión de que la caída de Roma en poder de los godos de Alarico, el año 410, fue la aceptación del cristianismo y el abandono de los dioses del Imperio, que en castigo habían dejado a Roma desamparada en manos de los bárbaros. Agustín combate esta opinión en los cinco primeros libros de los 22, demostrando que Roma había caído por su egoísmo y por su inmoralidad. Además demuestra que ni el politeísmo popular ni la filosofía antigua habían sido capaces de preservar el Imperio y dar la felicidad a sus habitantes. En los otros doce libros presenta el nacimiento, desarrollo y culminación del enfrentamiento entre las dos ciudades, la terrena y la celestial, encarnada en la Iglesia de Cristo. Describe el nacimiento de las dos ciudades y el subdesarrollo en este mundo. En el libro XIX, San Agustín hace un profundo análisis de las nociones de la verdad, la justicia y la paz, que define como la tranquilidad del orden, las leyes, y la felicidad. Era necesario que Dios enviara a su Hijo al mundo, para “dar testimonio de la Verdad” (Jn 18,37): “Sabemos que el Hijo ha venido y nos ha dado inteligencia para que conozcamos al Verdadero” (1 Jn 5, 20).