Lo que Jesús experimentó el sábado mientras estaba muerto :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

Lo que Jesús experimentó el sábado mientras estaba muerto

Lo que Jesús experimentó mientras estaba muerto

La Semana Santa del 2013 estaba leyendo el libro de los salmos, en orden, hasta que llegue al Salmo 18, en la Biblia el salmo viene con la descripción original, el autor y el contexto en el cual fue escrito, y mi reflexión a la luz del texto fue, ¡Que terribles circunstancias vivió David!, así que lo volví a leer, y caí en cuenta que las palabras que usó eran superlativas, las imágenes descritas, aun poéticamente eran mucho mayores que las circunstancias que vivió el Rey de Israel.

Por ejemplo la fraseconmovieron los cimientos de los montes y se estremecieron, esta descripción no es la descripción de una batalla de a soldados a pie, aun cuando fueran millones, mas bien parece el resultado de una gran explosión, dinamita, o mas aun una bomba atómica, Inclinó los cielos y descendió, y había densas tinieblas debajo de sus pies” ¿Cómo se inclinan los cielos?, ¿Qué imagen vino a la mente de David cuando habla de tinieblas extremas bajo los pies de alguien?, luego habla de aguas profundas y oscuras, granizo, carbones ardientes, tormentas eléctricas, profundidades subterráneas, querubines de fuego, y otras imágenes y escenas aun mas aterradoras, y mi primera pregunta fue ¿Qué clase de alucinógeno tomo David? y luego,  con mas respeto y cordura me pregunte ¿Qué clase de experiencia vivió David?

Volví a leer la vida de David y llegue a la conclusión que este salmo, escrito en situaciones terribles no describía una experiencia real, que era una visión de otra situación, otro tiempo, e inmediatamente la relacione con Jesús, y busque relaciones, textos similares, descripciones parecidas:

Sal 18 Oración de Jonás
Los lazos del seol me han rodeado El alga se enredó a mi cabeza.
se conmovieron los cimientos de los montes Descendí a los cimientos de los montes.
cortina suya a su alrededor; oscuridad de aguas Rodeóme el abismo
Me tendieron redes de muerte. En mi angustia invoqué a Yahvé y clamé a mi Dios. Él oyó mi voz desde su Templo y mi clamor llegó hasta sus oídos. Desde el seno del Seol clamé, Y mi voz oíste.

 

Encontré varias referencias y salmos similares, pero lo que mas me impresiono fue la relación entre la oración de Jonás y el salmo 18, es el mismo sentimiento, la situación de angustia, y recordé la relación entre Jonás y Jesús, así que relacioné este salmo con la experiencia que tuvo Nuestro Señor cuando estuvo en el vientre de la tierra, es decir muerto… Entonces este Salmo tan terrible es muy comprensible…

Salmos 18 – Reina-Valera 1995 (RVR1995)

Al músico principal. Salmo de David, siervo de Yahvé, el cual dirigió a Yahvé las palabras de este cántico el día que lo libró Yahvé de manos de todos sus enemigos, y de manos de Saúl. Entonces dijo:

Una oración inmediata después de morir en la cruz:

Te amo, Yahvé, fortaleza mía.
Yahvé, roca mía y castillo mío, mi libertador;
Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; mi escudo y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio.
Invocaré a Yahvé, quien es digno de ser alabado, y seré salvo de mis enemigos.

La descripción de caer en la muerte, la oscuridad y el temor:

Me rodearon los lazos de la muerte y los torrentes de la destrucción me atemorizaron.
Los lazos del seol me han rodeado, me tendieron redes de muerte.

El Hijo invoca al Padre:

En mi angustia invoqué a Yahvé y clamé a mi Dios.
Él oyó mi voz desde su Templo y mi clamor llegó hasta sus oídos.

La ira del Padre contenida mientras el enemigo asesinaba a su Hijo en el Calvario ahora es desatada:

La tierra fue conmovida y tembló; se conmovieron los cimientos de los montes y se estremecieron, porque se indignó él.
Humo subió de su nariz y de su boca fuego consumidor; carbones fueron por él encendidos.

El Padre desciende de su trono:

Inclinó los cielos y descendió, y había densas tinieblas debajo de sus pies.
Cabalgó sobre un querubín y voló; voló sobre las alas del viento.
Puso tinieblas por su escondite, por cortina suya a su alrededor; oscuridad de aguas, nubes de los cielos.
Por el resplandor de su presencia, pasaron sus nubes: granizo y carbones ardientes.
Destruye a las potestades demoníacas que atormentaron al Hijo:

Tronó en los cielos Yahvé, el Altísimo dio su voz: granizo y carbones de fuego.
Envió sus saetas y los dispersó; lanzó relámpagos y los destruyó.
Entonces aparecieron los abismos de las aguas y quedaron al descubierto los cimientos del mundo: a tu reprensión, Yahvé, por el soplo del aliento de tu nariz.

El Padre toma al Hijo que iba en caída libre hacia el Seol:

Envió desde lo alto y me tomó, me sacó de las muchas aguas.
Me libró de mi poderoso enemigo y de los que me aborrecían, pues eran más fuertes que yo. Me asaltaron en el día de mi desgracia, pero Yahvé fue mi apoyo.

Lo restaura en poder y majestad por su justicia:

Me sacó a lugar espacioso; me libró, porque se agradó de mí.
Yahvé me ha premiado conforme a mi justicia; conforme a la limpieza de mis manos me ha recompensado, porque yo he guardado los caminos de Yahvé, y no me aparté impíamente de mi Dios, pues delante de mí estuvieron todos sus juicios, y no me he apartado de sus estatutos.
Fui recto para con él y me he guardado de hacer lo malo, por lo cual me ha recompensado Yahvé conforme a mi justicia, conforme a la limpieza de mis manos delante de sus ojos.
Con el misericordioso te mostrarás misericordioso, y recto con el hombre íntegro.
Limpio te mostrarás con el limpio y severo serás para con el tramposo, porque tú salvarás al pueblo afligido y humillarás los ojos altivos.
Tú encenderás mi lámpara; Yahvé, mi Dios, alumbrará mis tinieblas.
Contigo desbarataré ejércitos y con mi Dios asaltaré ciudades amuralladas.
En cuanto a Dios, perfecto es su camino y acrisolada la palabra de Yahvé; escudo es a todos los que en él esperan.
¿Quién es Dios sino sólo Yahvé? ¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios?

Lo arma para la batalla:

Dios es el que me reviste de poder y quien hace perfecto mi camino; quien hace mis pies como de venados y me hace estar firme sobre mis alturas; quien adiestra mis manos para la batalla, para tensar con mis brazos el arco de bronce.
Me diste asimismo el escudo de tu salvación; tu diestra me sustentó y tu benignidad me ha engrandecido.
Ensanchaste mis pasos debajo de mí y mis pies no han resbalado.

El Hijo remata a las huestes demoníacas y principados espirituales:

Perseguí a mis enemigos y los alcancé; no volví hasta acabarlos.
Los herí de modo que no se levantaran; cayeron debajo de mis pies, pues me has revestido de fuerzas para el combate; has humillado a mis enemigos debajo de mí.
Has hecho que mis enemigos me vuelvan las espaldas, para que yo destruya a los que me odian. Clamaron, y no hubo quien salvara; aun a Yahvé, pero no los oyó. Los molí como polvo delante del viento; los lancé afuera como a lodo de las calles.

El resultado de la obra realizada en la cruz y la gloria al Padre:

Me has librado de las contiendas del pueblo; me has hecho cabeza de las naciones; pueblo que yo no conocía me sirvió. Al oír de mí, me obedecieron; los hijos de extraños se sometieron a mí. Los extraños se debilitaron y salieron temblando de sus encierros.
¡Viva Yahvé y bendita sea mi roca! Y enaltecido sea el Dios de mi salvación, el Dios que venga mis agravios y somete pueblos debajo de mí, el que me libra de mis enemigos e incluso me eleva sobre los que se levantan contra mí.
Me libraste de hombre violento. Por tanto yo te confesaré entre las naciones, Yahvé, y cantaré a tu nombre. Grandes triunfos da a su rey y hace misericordia a su ungido, a David y a su descendencia para siempre.

Se que es un peligro tratar de entender lo que al hombre le es oculto y no fue esa mi intención al leer este Salmo,  ahora me parece muy claro, sin embargo no me atribuyo una revelación, simplemente creo que esto sucedió en el tiempo en que Jesús estuvo muerto y arrebató las llaves de la muerte de las manos de Lucifer, ahora, puede que el que esté alucinando soy yo y todo sea resultado de mi imaginación, no me atrevo a decir que fue así, solamente que yo creo que fue así… Si alguien lee este texto, pregúntele al Espíritu Santo ¿Cómo fue ese tiempo en que Jesús estuvo muerto?, ¿Qué hizo exactamente? y luego lea el Salmo 18 y saque sus propias conclusiones…

 

One Response

  1. ¿Quién es el Salvador? El AT declara esto: Declaren y presenten sus pruebas, deliberen juntos. ¿Quién predijo esto hace tiempo, quién lo declaró desde tiempos antiguos? ¿ Acaso no lo hice yo, el SEÑOR? Fuera de mí no hay otro Dios; Dios justo y Salvador, no hay ningún otro fuera de mí. (Isaías 45:21). YHWH, el Dios justo, es el Salvador según Isaías. Pero el NT revela que el Salvador es Jesús, pues sólo Él tiene el nombre en el que se encuentra salvación: Jesucristo es “la piedra que desecharon ustedes los constructores, y que ha llegado a ser la piedra angular.” De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos. (Hechos 4:11,12).