El fariseo que hay en mí :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

El fariseo que hay en mí

cristianos, fariseo, Hugo Chavez, muerte, profecia, cancer, religion, Cristo, Jesús, Dios

Estoy cansado de leer y escuchar por todos lados a los cristianos que se ponen a juzgar a Hugo Chávez y dar explicaciones acerca de su cáncer, Jesús dijo:

¿Piensan ustedes que esto les pasó a esos hombres de Galilea por ser ellos más pecadores que los otros de su país? les  digo que no; y si ustedes mismos no se vuelven a Dios, también morirán. ¿O creen que aquellos dieciocho que murieron cuando la torre de Siloé les cayó encima eran más culpables que los otros que vivían en Jerusalén? Les digo que no; y si ustedes mismos no se vuelven a Dios, también morirán.

Cuando algún cristiano habla mal de otra persona, los que lo escuchan automáticamente quedan vacunados contra el cristianismo, en otras palabras, CAEN MAL, y nadie quiere oír hablar de Jesús…

Juzgar el mal ajeno es la manera más fácil de salirse de la gracia… Si eres cristiano y tienes alguna opinión acerca de la muerte de Chávez, o acerca de un mal que le sucedió a otro, guárdatela por favor.

Y más aún, si soy cristiano y veo la desgracia de otro, no debo permitir que el fariseo que hay en mi emita juicios, debo cuidar no solo mis palabras, sino también mi corazón de alegrarme, de pensar (aunque parezca obvio) que lo que le ha sucedido a tal o cual persona es producto de sus malas acciones, o encontrar algún tipo de satisfacción en la desgracia de otro ser humano, por terrible que sean sus actos y por lo perverso que parezca; a esto se refería Pablo de parte de Dios cuando dijo:

Romanos 12:14-15 Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis. Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.

Cuando alguien muere o simplemente cuando alguien sufre, en el corazón de Dios hay un sentimiento que predomina, tristeza, da lo mismo si fue un santo o un ser humano entregado al mal, el Padre llora, creo que a eso se refiere el mandamiento Alégrense con los que se alegran y lloren con los que lloran.

Si alguien se alegra por la desgracia de otro, no está cerca del corazón de Dios…

One Response

  1. Por aquel mismo tiempo fueron unos a ver a Jesús, y le contaron que Pilato había mezclado la sangre de unos hombres de Galilea con la sangre de los animales que ellos habían ofrecido en sacrificio.