Vivan felices :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

Vivan felices

Los mayores tiene una frase muy importante “Nunca pierdas la esperanza” solo que tal vez no conocen el verdadero alcance de estas palabras, ¿Cuál es nuestra esperanza?

Algunos esperamos tener mucho dinero, otros esperamos el día de su jubilación, muchas mujeres esperan el día en que un príncipe azul se fije en ellas, otros esperamos el regreso de un hijo, en definitiva, todo el mundo espera, la esperanza es vida y sin esperanza no vale la pena vivirla.

¿Qué espero yo?

Espero un cielo nuevo, el encuentro de la novia con el novio, un lugar común entre tú y yo, que termine el dolor y el miedo a la muerte, y la verdadera libertad, conocerte como tú me conoces.

Rom 12:12  Vivan alegres por la esperanza que tienen; soporten con valor los sufrimientos; no dejen nunca de orar.

Es un mandamiento descuidado, condicionado, pero este es un mandamiento, vivan alegres, como es un mandamiento debe ser posible escoger vivir alegre, o vivir triste o vivir amargado, el mandamiento tiene una base para poder realizarlo, “por la esperanza que tienen”.

Pablo nos guía a fijarnos en la gran esperanza que tenemos, llama nuestra atención sobre ella como diciendo: Fíjate bien el gran tesoro que tienes.

A veces olvidamos lo maravilloso del evangelio, nos acostumbramos, lo guardamos en un baúl de recuerdos, permitimos que el polvo de la rutina opaque su brillo, lo reducimos a una postura, una filosofía, un concepto, ponemos sobre él una capa de triunfos y fracasos de tal manera que luego no lo podemos mirar, que su brillo no se ve entre los afanes y angustias diarias.

Pero el evangelio siempre debe estar allí, en el lugar más visible de la estantería de nuestros pensamientos, siempre limpio y reluciente, de tal manera que antes de fijarnos en nuestros problemas tengamos que echarle un vistazo, antes de la queja debe venir una palabra de gratitud, una alabanza, un te amo Jesús…

No dejen nunca de orar.

Cuando perdemos la conexión con el cielo viene el desanimo y la tristeza, por eso no debemos perder la comunión, la conexión con la fuente de vida, de allí vendrá un nuevo animo, fuerzas nuevas y sobre todo Su Presencia será manifiesta en nuestras vidas, podremos reconocer la mano de Dios en medio de las circunstancias.

Soporten con valor los sufrimientos.

El ser humano es capaz de soportar mucho dolor, muchas dificultades, un ejemplo que me viene a la mente es la historia de la película 127 Horas, protagonizada por James Franco, basada en hechos reales:

“En el mes de abril del año 2003, el joven ingeniero Aron Ralston cayó en una profunda  grieta en el Parque Nacional Canyonsland. En la caída una roca se desprendió de la pared y le atrapó su mano y antebrazo derecho. Ralston no le había avisado a nadie que saldría de excursión a ese lugar, por lo cual sus posibilidades de ser buscado y rescatado eran nulas. Entrenado como rescatista voluntario, Ralston utilizó todos sus conocimientos para postergar su muerte. Racionó el consumo de agua, bebió su orina, comió las barras de alimentos que llevaba para mantener la energía de su cuerpo, se abrigó con cuerdas y bolsas que tenía en su mochila. También, grabó con su cámara de video (ver abajo) testimonios para sus padres, como forma de evitar la desesperación. Dándose por muerto, escribió con una cortapluma la fecha de su muerte en la pared. Después de cinco días, completamente deshidratado, Ralston se dispuso a cortar su brazo derecho a la altura del codo. Con una rudimentaria cortaplumas que más tarde describió como “lo que obtendrías si compras una linterna 15 $ y viene con una herramienta multiuso de regalo”- logró amputar su brazo y salir de la grieta. Ya en libertad, caminó de regreso hacia su automóvil que se encontraba a 25 kilómetros de distancia. En el trayecto tuvo que realizar un descenso en rapel con una sola mano por un caída de más de 20 metros de altura. Mientas caminaba agonizante bajo el sol, fue hallado fortuitamente por una familia de extranjeros que se encontraba de excursión. Lo rescataron con un helicóptero y lo llevaron al hospital. Más tarde las autoridades regresaron a la grieta para retirar su brazo. Se necesitaron 13 hombres y un cabestrante para mover la roca y retirar la mano”.

Tomado del Blog Cukmi: http://cukmi.com/la-verdadera-historia-de-127-horas/

Aron Ralston sobrevive motivado por un sueño acerca de su futuro, nos muestran que cuando el ser humano tiene una motivación futura y se aferra a ella es capaz de superar casi cualquier sufrimiento o dificultad, el problema es cuando perdemos de vista el objetivo, cuando “perdemos la esperanza”, entonces es muy difícil superar el obstáculo más pequeño, no debemos perder de vista el objetivo, esa es la motivación que necesitamos para hoy.

Heb 12:2  puestos los ojos en Jesús,  el autor y consumador de la fe,  el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz,  menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

La mayoría de cristianos tenemos un problema de apreciación grave respecto al evangelio, no sabemos o no recordamos como es la vida sin Jesús, lo tomamos como común, como normal, nos fijamos mucho en el desempeño diario, en lo que sucede actualmente y dejamos a un lado las promesas futuras, nos enfocamos demasiado en el Ahora y descuidamos el Mañana, un ejemplo de esto fueron los discípulos, Cristo los envió con autoridad y poder a anunciar el evangelio, pusieron su gozo en los resultados exitosos de su campaña:

Lucas 10:17-20  Regresaron los setenta con gozo, diciendo:

–¡Señor,  hasta los demonios se nos sujetan en tu nombre!

Les dijo:

–Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Os doy potestad de pisotear serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo,  y nada os dañará. Pero no os regocijéis que los espíritus se os sujetan,  sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.

El centro del evangelio es y siempre serás tú Señor Jesucristo, eres la perla resplandeciente, el motivo de nuestra alegría, de nuestra esperanza, el tesoro escondido, entre todas las alternativas, entre todas las filosofías, entre todos los credos, tu resplandeces, brillas más que el sol, nada se compara a tus promesas, a la gracia, al amor, a la cruz y la tumba vacía, la esperanza  que algún día te veremos cara a cara, contemplaremos tus ojos de amor y ternura, escucharemos tu voz dulce diciendo “te amo, bienvenido” y luego nada nos separará por la eternidad, son suficientes para que podamos vivir las dificultades de ahora con alegría.

Vivan alegres por la esperanza que tienen”

(Necesito oír tu voz, mi corazón está seco, como un rio en verano, inútil, nadie puede arrimarse a mí y beber, no hay nada, sino tal vez un lecho seco donde alguien puede decir aquí hubo un gran rio, fluye en mi, restáurame, llévame a vivir cerca de ti, bajo tu luz, por amor de tu Nombre hazme vivir, cuando vuelvas cantaré de alegría, lloraré de felicidad, mi corazón será como aguas desbordadas, mi caminar será erguido y firme, tú eres mi esperanza, mi confianza, en ti esperare, cuando el sol deje de brillar, esperaré, cuando las estrellas dejen su lugar y el cielo sea enrollado como una cortina y puesto en otro lugar junto con las cosas que no sirven, esperaré, esperaré mientras mis huesos se secan y mi carne se consume, esperaré, porque me has prendado el corazón y mi vida solo tiene sentido porque tu se lo das, estoy perdidamente enamorado de ti.)

One Response

  1. gold account says:

    Es un mandamiento descuidado, condicionado, pero este es un mandamiento, vivan alegres, como es un mandamiento debe ser posible escoger vivir alegre, o vivir triste o vivir amargado, el mandamiento tiene una base para poder realizarlo, “por la esperanza que tienen”.