Dios en el banquillo :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

Dios en el banquillo

Me reia un poco de la película Space Jam, que protagoniza Michael Jordan junto a los increíbles Bugs Bunny, Lucas, Porky y compañía, en esa película llegan unos extraterrestres a esclavizar a los Looney Toones y ellos apelan a los extraterrestres diciendo que es justo que les permitan defenderse, así que escogen, viendo la aparente estatura de los extraterrestres y su poca agilidad, como campo de batalla un partido de baloncesto para asegurarse de ganar.

Lo que le pone gracia a la película es que los pequeños extraterrestres viéndose en desventaja roban los talentos de los mejores basquetbolistas del mundo, haciendo trampa, por su parte los Looney Toones consiguen al fabuloso Michael Jordan para igualar fuerzas.

Rom 11:25a  Hermanos, quiero que sepan este designio secreto de Dios, para que no presuman de sabios

Así pensamos nosotros que debe ser un juicio, y así piensa Satanás que debe ser un juicio, pero Dios no lo ve así, Dios le da al enemigo toda la ventaja, cancha y bola, que el enemigo escoja el campo de batalla, ponga el árbitro, sean cien contra uno, sin posibilidad de defensa, atado de manos, con los ojos vendados, con solo una sola defensa, la verdad.

Secretos de Dios. Dios tiene secretos. ¡Qué curiosidad!, la iglesia católica les dice misterios, y la definición es que son cosas que Dios se ha reservado para su exclusivo conocimiento. Alguien me dijo: “Hasta allí llego yo, no me vengan con misterios, ¿Cómo puedes creer algo que no puedes explicar?”

¿Por qué Dios tiene secretos?

Esta pregunta es también una pregunta peligrosa, dependiendo de con que corazón se la haga, y dependiendo de donde nazca la pregunta, después trataremos de responderla, pero primero vamos a limpiar nuestras intenciones.

Podemos preguntarla mal, pensar que Dios tiene despropósitos, motivos ocultos para actuar egoístamente con el hombre, que Dios tiene temor que el hombre le arrebate algo que es exclusivamente de Él, y viene el susurro del enemigo de nuestras almas sugiriendo que Dios es egoísta, como en el huerto, ¿Por qué Dios tiene secretos?

Por su propia dignidad Dios no respondería esa pregunta a un corazón incorrecto, será menospreciar su propia honra y posición, menospreciar a todos los que confiaron en Él, menospreciar la dignidad de todos los habitantes del cielo, menospreciar a todos los que murieron siendo fieles a Él.

Sería como si el más vil ladrón de un reino acusase al rey del crimen más absurdo, terrible y ruin, y el rey descendiese de su trono para ponerse en la silla del acusado y permitir que se presenten toda clase de evidencias falsas en su contra, eso deshonraría a toda la nación, a todo noble, a toda majestad, a todo juez justo, a todo padre honrado, a toda mujer casta.

Pero aun así, contrario a toda lógica humana Dios lo hizo así, por amor, sabiendo que la verdad por si misma se impondrá, lo hizo una sola vez y para siempre.

Esta escena ya sucedió en los cielos, el juicio contra Dios y la verdad prevaleció, Satanás fue echado, no por la fuerza sino simplemente por la verdad, la rebelión de Lucifer no prosperó, la misma pregunta fue planteada ¿Qué oculta Dios?, y convenció con esa sola pregunta a un tercio de los ángeles, pero no pudo desestabilizar el cielo, Satanás aún pude ir y caminar entre el orden celestial, pero nadie le hace caso, nadie lo quiere escuchar, así que él no quiere estar allá.

Y luego baja y lo plantea, con una raza en sus inicios, de solo 2 personas, un hombre y una mujer, y repite la pregunta, insinuando, destilando su veneno, buscando infectar sus corazones, ¿Así que Dios les ha dicho que no coman del fruto de ningún árbol del jardín?

Y para toda la humanidad, para todos nosotros, con infinito amor, Dios permite la deshora total, sabiendo que la verdad triunfa.

Para todo aquel que se plantea esa pregunta Dios da la respuesta: Miren la cruz.

Descendiste del cielo, sin temor a perderlo, te hiciste hombre, limitando todo tu poder, te sometiste a nuestras leyes, a nuestra maldad, fuiste acusado, y en un inmundo e indigno lugar, bajo las leyes y un sistema judicial corrupto y con los peores jueces, vendidos y sobornados, e increíblemente nos permitiste juzgarte, tu única defensa fue decir ¡YO SOY LA VERDAD!

¡Culpable!, dijo Caifás.

¡Crucifíquenlo!, dijo Pilatos.

¡Barrabás!, dijo el pueblo.

¡Maten al Hijo de Dios!, dijo Satanás.

¡Bájate de la cruz y te creeremos!, dijeron los que lo vieron morir.

¡Si no metiere mi dedo en el hueco de sus manos y mi mano en su costado no creeré!, dijo Tomás.

¡Es una locura!, dijeron los sabios griegos.

¿Y qué digo yo?

¿Y qué dices tú?

Nadie tiene una prueba fehaciente e indiscutible de lo que sucedió, solo tenemos testimonios, poderosos e increíbles testimonios, Dios nunca cerró la puerta a la pregunta, solamente nos mostró Su Amor, un amor más allá de la razón, para que escogiéramos la verdad, para poder darnos la opción.

Yo vi su amor, me dolió su dolor y quise creer. Un milagro sucedió, ahora creo, que la muerte no pudo detenerlo, que ahora vive y por Él yo viviré.

¿Quieres tu también creer?

 

 

(Creo que Tú buscas adoración pura, la que nace de un corazón completamente vencido, de un corazón que adora sin interés, sin esperar recompensa, aun cuando no tenga nada en apariencia porque adorar, adoración por quien Tú Eres, un reconocimiento de quien Eres, no por lo que Tú puedes hacer por mí, ni siquiera por lo que has hecho por mí, sino simplemente por quien Eres, buscas a alguien que te conozca, en verdad, en lo profundo, y quede totalmente rendido por Tú realidad, por Tú Corazón, completamente enamorado, yo quiero ser ese hombre… y para eso hace falta estar muerto, completamente, absolutamente… ningún anhelo debe sobrevivir, ningún sueño, nada propio, solamente lo que Tú produces en mi y fundamentado solamente en Ti… no creo que sea fácil, ni creo que sea indoloro, pero creo que vale la pena, Cristo, Tú lo dijiste y te creo, aquí estoy)

 

Comments are closed.