La pregunta peligrosa :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

La pregunta peligrosa

Rom 9:19  Pero me dirás: “¿Por qué,  pues,  inculpa?  ¿Quién ha resistido a su voluntad?”
Rom 9:20  Pero tú,  hombre,  ¿quién eres,  para que alterques con Dios?  ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: “Por qué me has hecho así”?

Aquí hay cuatro preguntas, por lo que debe haber cuatro respuestas, Dios permita conocerlas, pero primero pongámoslas en contexto.

El capitulo habla de la elección soberana de Dios, quien antes de tener motivos de juicio escoge a los hombres, según a El soberanamente le place, sin ningún merito o diferencia. Escoge para mostrar la gracia y la misericordia sobre ellos. de ejemplo están los hermanos Jacob y Esaú, a los cuales Dios había hablado de antemano que a uno de ellos escogería y al otro no.

Quien escribe es Pablo a los creyentes gentiles romanos que podían menospreciar al pueblo judío, Pablo explica el amor y el dolor que tiene por sus compatriotas, los israelitas, como ellos a pesar de tener ventaja, conocimiento de Dios, no pudieron alcanzar la gracia, mas bien no fueron todos escogidos en su mayoría para alcanzar dicha gracia y el motivo es poder alcanzar no solo una nación sino a la mayoría de la humanidad.

Las dos primeras preguntas se expresan en una sola en la versión Dios Habla Hoy:

Rom 9:19  Pero me dirás: “Siendo así, ¿de qué puede Dios culpar al hombre, si nadie puede oponerse a su voluntad?”

Lo primero es que el autor omite responderla, ¿por qué?, primero parece que es por la actitud con la que parece hacerse la pregunta, como un reclamo, sin mansedumbre, con ánimo de excusarse y altercar con Dios, es una pregunta con falta de respeto, con el propósito de esquivar la culpa, de no tener que reconocer nuestros pecados.

Lo segundo es que el que pregunta pretende ser inocente, borrando así lo dicho al principio de Romanos, que Dios habla a todos los hombres en todo lugar, primero por su creación.

Lo tercero es que insinúa algo que no es cierto, que todo depende de Dios en nuestra salvación. Algo que aprendí la semana pasada es que Dios llama, es nuestra parte responder a ese llamado, esa es nuestra libertad

Pero hasta allí llego yo, el mismo Pablo responde indirectamente, a la vez que llama a preguntar estas cosas de la manera correcta, responde con otra pregunta donde seguramente esta la respuesta: ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: “Por qué me has hecho así”?

La pregunta es una cita con varias referencias, donde ya se había realizado la misma pregunta básica:

¿Si somos hechura de Dios, puede Dios culparnos de nuestros errores?

Las referencias son: *Sap 12:12    *Job 11:7    *Job 38:2    *Jer 18:6    *Is 29:16    *Is 45:10

  1. Sapienciales 12:12 Pero, al castigarlos progresivamente, les dabas oportunidad para que se arrepintieran. Dios da oportunidad de arrepentimiento a todos (no es que Pablo cite este libro, es la concordancia)
  2. Job 11:7 ¿Pretendes sondear lo profundo de Dios, elevarte hasta la perfección del Omnipotente? Su sabiduría es más alta e incomprensible que la nuestra, no podemos conocer todas las decisiones de Dios y juzgarlas.
  3. Job 38:2 ¿Quién es ese que oscurece mis designios y habla de lo que no sabe? La pregunta pone en entredicho la bondad de Dios, es similar a la pregunta “¿Conque Dios os ha dicho: “No comáis de ningún árbol del huerto”?”, esta pregunta puso en entredicho que Dios era bueno y sabio, atribuyéndole maldad, este tipo de pregunta no recibe una respuesta de Dios directamente porque es el hombre el que debe responderla, pero no responderla con el razonamiento sino con fe y amor a Dios, siempre, Eva debió responder “Si, Dios ha dicho y si lo dijo debe ser cierto porque yo le creo a Él”, cuando la planteamos estamos dándole el argumento, la bolita, el saque de cancha de vuestra mente al enemigo.
  4. Jeremías 18:6 Es la referencia más directa, son las palabras de Jeremías las que cita Pablo, y aquí está la respuesta, Jeremías recibe la respuesta directa de Dios mediante una profecía, la del alfarero, la cual se refiere a naciones, no a personas individuales y la respuesta es:  si esa nación se aparta del mal, entonces ya no le envío el castigo que le tenía preparado, en otras palabras, para aquel que sienta que Dios no lo ha escogido, todo está en sus manos, arrepiéntanse.
  5. Isaías 29:16 Habla de quien hace la pregunta como alguien que pretende pervertir el pensamiento para justificarse a sí mismo, pero en el fondo sabe que Dios es justo, pero no lo quiere reconocer, hipócritamente pregunta.
  6. Isaías 45:10 Dios no responde directamente, solo responde diciendo: Yo soy el que tiene el derecho de juzgar y además mi justicia ya la conoces, no es algo oculto, la he declarado desde siempre, trae tu vida, examinémosla y veamos si tienes razón y derecho de preguntar esto, a ver si soy o no justo.

Realmente es peligrosa la preguntita, es como la fruta colgada del árbol…

La respuesta la tenemos nosotros, la sabemos, ahora por fe la podemos responder bien o hundirnos en nuestra incredulidad, pero todo, todo el universo, todo lo que existe, la luz, los colores, las aves, la fidelidad de un perro, la ternura de una madre, la bondad de un padre, la amistad de un amigo fiel y por último esa terrible cruz, todo y siempre, siempre nos ha enseñado la respuesta a esta pregunta.

(Como la mujer que ha dado a luz se olvida de sus dolores, así Señor me olvide de mis angustias por la alegría de haber sido útil en tu mano, el corazón queda como embriagado de Ti, no piensa bien, no atiende bien, queda como en un sueño, no ve, no atiende, solo piensa en lo pasado, piensa, puede haber hecho esto, me faltó esto otro, ojala algún día pueda decir que siervo inútil fui, porque no alcancé a hacer todo lo que me mandaste a hacer, pero fue buena parte… Ahora a enfrentar una nueva semana, un nuevo día con nuevos afanes, pero todo empieza por Ti, hoy hare lo mejor que pueda para levantar Tú Nombre. Lo difícil del ritmo es volverlo a coger cuando se pierde, espero no demorar mucho)

Comments are closed.