Sigamos ardorosamente en Pos de Dios :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

Sigamos ardorosamente en Pos de Dios

Psa 63:8  Está mi alma apegada a ti; Tu diestra me ha sostenido.

Antes que el hombre pueda pensar bien de Dios debe haber una iluminación interior, el es quien causa anhelos, búsquedas, vigilias, oraciones.

Joh 6:44 Nadie puede venir a mí,  si el Padre,  que me envió,  no lo atrae;

Dios es previo pero el hombre debe salir en búsqueda de Dios, esa es nuestra respuesta a su llamado.

Se puede “recibir” a Cristo sin entregarle el alma, sin amor, de manera mecánica.

No se puede conocer a una persona con un solo encuentro, solo con el tiempo y el trato se logra el conocimiento de una persona, igual con Dios.

Joh 17:3  Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti,  el único Dios verdadero,  y a Jesucristo,  a quien has enviado.

Dios es una persona, aun con su divina naturaleza, piensa, oye, tiene deseos, alegrías, sentimientos, amor, sufrimientos.

Dios se comunica con nosotros por medio de nuestra mente, nuestra voluntad y nuestras emociones.

Conocer a Dios es una experiencia, no es un conocimiento abstracto, podemos saber mucho de una persona y no conocer a la persona, es una experiencia.

Excepto por nuestros pecados nosotros somos en pequeño lo que Dios es en grande, cuando estamos en pecado estamos muertos a nuestra relación con Dios, no podemos relacionarnos con El, es necesario un nuevo nacimiento, pero esto no es el final del proceso, sino solo el principio.

Dios es infinito, el haber hallado a Dios y seguir buscándole es una gran paradoja de amor.

Moisés se valió de que ya conocía a Dios para pedirle más:

Exo 33:13  Pues bien,  si he hallado gracia a tus ojos,  te ruego que me muestres ahora tu camino,  para que te conozca y halle gracia a tus ojos;  y mira que esta gente es tu pueblo.

Luego fue más atrevido:

Exo 33:18  Entonces dijo Moisés:   –Te ruego que me muestres tu gloria.

A Dios le gusto esa petición.

David también ardía en deseos de conocerle:

Psa 42:1  Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, Dios,  el alma mía.  Mi alma tiene sed de Dios,  del Dios vivo. ¿Cuándo vendré y me presentaré delante de Dios?

Pablo dijo que el más grande deseo de su corazón era conocer a Jesús:

Php 3:8  Es más,  todo lo considero pérdida por razón del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús,  mi Señor.  Por él lo he perdido todo,  y lo tengo por estiércol,  a fin de ganar a Cristo.

Hacemos depender toda la vida cristiana del acto inicial de “aceptar” a Cristo, y luego esperamos que no haya nada más.

El propósito es estimular en ustedes el deseo de buscar a Dios hasta hallarlo, si no sentimos deseos ardientes de verle, Él no se manifestará. La escasa búsqueda, la poca experiencia personal, como imitamos al mundo, todo indica el conocimiento superficial de Dios.

Lo primero es que Dios nos llame a un encuentro con Él

Lo segundo es seguirle con toda sencillez, pero tenemos la mala costumbre de buscar a Dios junto con otras cosas, lo que nos impide buscarlo solamente a El, que Dios se revele en toda su plenitud, si dejamos de buscar las otras cosas pronto encontraremos a Dios y con Él todas las demás cosas.

Busca a Dios, solo por lo que Él es, esta es la obra del alma que más le agrada a Dios, AMOR.

Cuando Dios repartió la Tierra de Israel a todas las tribus les dio heredad, excepto a una la de Leví:

Núm. 18:20  Yo soy tu parte y tu heredad en medio de los hijos de Israel.

El hombre que tiene a Dios por posesión tiene todo, porque posee a Dios, legítimamente para siempre.

(Extracto del libro: La Busqueda de Dios, Autor: A. W. Tozer)

 

Comments are closed.