Hijos de la promesa :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

Hijos de la promesa

Aquí hay un paréntesis para aclarar más exactamente la elección soberana de Dios sobre los hombres, la gracia inmerecida, y aclara algo, no todos los descendientes de Jacob son israelitas, ¿por qué se debería aclarar esto?, ¿a quién se lo aclara?, ¿cuáles son las circunstancias en que viene esta aclaración?

Rom 9:6-9  No que la palabra de Dios haya fallado,  porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes de Abraham,  son todos hijos suyos, sino:  “En Isaac te será llamada descendencia”. Esto es: no son hijos de Dios los hijos según la carne,  sino que son contados como descendencia los hijos según la promesa, pues la palabra de la promesa es esta:”Por este tiempo vendré y Sara tendrá un hijo”.

El libro está escrito a los creyentes romanos, gentiles que habían recibido a Cristo, el cristianismo ha salido ya de la pequeña esfera del pueblo judío, sometido a esclavitud por los romanos y pobre en recursos, en  este contexto el creyente romano, ciudadano de la nación más poderosa y dominante podría pensar, ¿será que Dios existe y es poderoso si no puede proteger a su pueblo escogido?, ¿vale la pena confiar en un Dios que permite la conquista de su pueblo?

Podría crecer una semilla de menosprecio de parte de los romanos hacia los judíos, es mas esto ya existía en la sociedad secular, sumado a eso, la idea que estos nuevos creyentes tenían una fe superior y más completa respecto a los judíos los llevaría a menospreciar, o más aun, a odiar al pueblo judío, cosa que posteriormente y por ignorancia sucedió y aun sucede, el pueblo cristiano menosprecia y tilda de culpables equivocadamente a los israelitas por la muerte de Jesús.

Pablo aclara que la palabra de Dios no falla, que esta situación es algo incluido en el plan de Dios, y que la apreciación que tienen de los israelitas es equivocada, no todos los descendientes de Israel son israelitas, no todos los descendientes de Abraham son hijos de Abraham, no piensen que Dios se equivoca ni que ha desamparado a los suyos.

Se revela en este pasaje a quienes esta dirigidas las promesas, cuales son verdaderamente los hijos de la promesa y como esa promesa puede aplicarse a judíos y no judíos, a todo creyente en todo lugar.

Comienza por el principio, Abraham y el hijo de la promesa: “En Isaac te será llamada descendencia”

Abraham tuvo 2 hijos, el primero fue fruto del esfuerzo humano, de la inteligencia de Sara, de la falta de fe de Abraham, el segundo vino por la promesa de Dios, un milagro, resultado de creerle a Dios, de su plan y su propósito. Así también puede ser nuestra vida, nuestro trabajo, nuestros sueños, podemos anhelar algo, planificarlo, luchar por eso y alcanzarlo, pero este es sueño es un hijo destinado a la larga a perecer, no recibirá la bendición de Dios y será espina a nuestras generaciones, no es parte de su plan.

El segundo hijo, Isaac es el hijo de la promesa, más pequeño en apariencia que el primero, fue resultado de esperar, resultado de creer, resultado de un vida de fe, y así son las cosas que hacemos en el plan de Dios, pequeños en apariencia, pero el resultado es un gran árbol donde otros vienen a refugiarse.

 

(Hoy siento mi corazón seco, necesitado de ti, mi Lucas anoche estuvo con fiebre y mi esposa veló toda la noche, yo sé que no solo fue por la salud de los niños sino por muchas cosas más, escúchala, te lo suplico, cambia nuestro corazón pero también cambia las circunstancias, cambia a nuestro equipo, hazlo crecer, madurar, necesitamos de ti, por favor sácanos del estancamiento, de la monotonía, llévanos a novedad de vida… abre puertas Cristo)

Comments are closed.