El pecado que está en mí :: Fortaleza: jóvenes cristianos quito ecuador Jorge y Rossana Briceño

El pecado que está en mí

¿Por la gracia de Dios tenemos permiso para pecar? NO

Regla o ley:

Si uno se somete a algo o alguien para obedecerle entonces se convierte en esclavo de ese algo o alguien

Ahora tengo 2 opciones, ser esclavos del pecado o ser esclavo de la justicia, y para tomar esta decisión debo considerar que el esclavo del pecado recibirá la muerte segunda, mientras que el esclavo de Dios recibe vida eterna y santificación

El pecado que está en mí

Ejemplo y analogía de la relación entre el pecado y el hombre

El hombre está sujeto a la ley del pecado y la muerte mientras está vivo, la máxima paga para todo crimen es la muerte,  pero, ¿Cómo se ejecuta a un muerto?, ¿Cómo se culpa de algo a un muerto?, es imposible!

El matrimonio es una relación, un contrato mutuo, una obligación, un compromiso, el cual es válido mientras las dos partes viven

También es un tipo de relación excluyente, nadie puede casarse con 2 personas, (al menos en nuestra cultura), pero su uno de los dos cónyuges muere, el otro automáticamente queda libre de comprometerse con otro

NATURALEZA PECAMINOSA: Def. La ley en nuestro cuerpo, mente y corazón que nos obliga a pecar

MORIR A LA LEY: La ley y la naturaleza pecaminosa del hombre se vuelven muertas, inefectivas, inútiles, sin poder mediante el cuerpo crucificado de Jesús

¿Cómo sucede esto?, el cómo no se aun*

Ahora, somos unidos a Dios con un nuevo pacto de matrimonio más poderoso, proveniente del Espíritu y no de un mandamiento escrito

2011-12-30

(Muisne, sentado en el almacén de mi mama, ayudando en las ventas de fin de año)

¿La ley es causa del pecado? NO

Pero la ley hace visibles los actos de mi naturaleza pecaminosa – mi mama dice que ahora que es cristiana es como una lupa gigante con la que nos examinamos nosotros mismos y a otros

La ley del pecado que vive en mi naturaleza aprovecha la oportunidad del mandamiento para despertar la codicia…

Significa que en mí y en cada ser humano existe una naturaleza pecaminosa que esta opuesta activamente a toda orden dada por cualquier autoridad, especialmente la de Dios.

Si la autoridad, si Dios dice:”péinate” entonces esa parte de mi buscará andar despeinado

Si la autoridad dice: “no vistas de amarillo” entonces esa parte de mise interesará en el color amarillo

En resumen:

Una parte de mi se opone activamente, motivada por el orgullo a roda autoridad superior…

Porque sin ley el pecado esta muerto…

Sin autoridad ni mandamiento no hay a que oponerse…

Autoridad, es un atributo de Dios, Dios es la Máxima Autoridad

En otro tiempo yo tenía vida… ¿Cuál otro tiempo?, Pablo no está hablando de la humanidad en general, está hablando de un caso particular que es el mismo, entonces el otro tiempo se refiere a un tiempo sin ley, debe ser la infancia, pero cuando llegó el conocimiento de la autoridad y sus ordenes entonces dentro de Pablo surgió una fuerza engañosa que aprovechando la oportunidad de revelarse lo hizo, trayendo muerte espiritual.

2012-01-03

(Quito, en mi dormitorio mientras mis hijos juegan en la cama y mi esposa hace su devocional en la sala… Primer día laboral del año)

La ley es santa, el mandamiento es justo, santo y bueno, entonces, ¿porque la ley provoca muerte?

Respuesta: no es la ley, es el pecado en mi, aprovechando la ley, (Dios permitió esto para que sea evidente lo extremadamente malo del pecado)

LA LEY ES ESPIRITUAL, PERO EL HOMBRE NATURAL ESTA VENDIDO AL PECADO

Ahora en el cristiano, aquel que ha recibido vida espiritual mediante la aceptación del sacrificio de Jesucristo y su señorío, en este cristiano existen 2 naturalezas y el cristiano debe permanentemente apropiarse y vivir la vida espiritual tomándola como su identidad para poder separar de sí mismo la naturaleza pecaminosa…

Hago lo que no quiero, sino lo que detesto

Esto puede ser tomado como perfecta excusa para pecar y sentirse No-Culpable, para excusarse del pecado

LEY: Cuando quiero hacer el bien se manifiesta en mí la maldad

Ejemplo: Veo un indigente que necesita alimento y dentro de mi surge la ley de Dios que dice que es necesario darle alimento…  Lo hago… En el momento de hacerlo, el pecado que está en mi me sugiere que yo soy una persona buena, obediente, mejor que los demás… El resultado es que lo bueno y lo justo se mancha de prejuicio, orgullo y maldad, terminando  con una acción justa y buena realizada con un mal corazón y mala motivación, todo esto sucede en el campo de batalla de la mente.

ESTO ME VUELVE UN SER MISERABLE, NECESITO ALGUIEN QUE ME LIBRE DE ESTE MAL, GRACIAS A DIOS POR NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

En mi mente me sujeto a la ley de Dios aun cuando mis miembros quieran sujetarse al pecado.

2012-01-14

(Después  de la intercesión del sábado, en la sala de mi casa, mi Rossana está dándole batido de guineo con leche a Elías y Lucas está mirando MisterMaker)

De acuerdo a los capítulos anteriores, el cristiano tiene 2 naturalezas y al identificarse con la nueva naturaleza nacida del Espíritu Santo dentro de uno entonces se rechaza la naturaleza anterior como algo que no es parte de uno, maligno y que es necesario que sea eliminado, más o menos como un tumor canceroso, nadie considera al tumor como parte de sí mismo, aunque haya nacido de nuestra propia carne, la razón de esto es que el tumor tiene su propio código ADN, una mutación del código genético de la persona, pero ya es un cuerpo extraño, un ser vivo diferente que nos enferma y que es necesario matar antes que se esparza por todo nuestro ser.

De la misma manera  pero a la inversa, dentro del ser humano con un código genético espiritual maligno heredado de nuestros padres  nace un nuevo ser, un ser que lleva el código genético de Jesucristo mismo, engendrado por el Espíritu Santo, el Hombre Interior, y en ese momento el antiguo hombre es considerado muerto, y tomamos la identidad del Nuevo Hombre, sin embargo la parte física, emocional, intelectual aun permanece, la vieja naturaleza aun permanece en pie, nuestro cuerpo aun contiene los mismos pensamientos, concupiscencias y deseos antiguos, pero es considerado como un tumor maligno al que hay que extirpar.

En este contexto:

Rom 8:1   Ahora,  pues,  ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús,  los que no andan conforme a la carne,  sino conforme al Espíritu,

Los que están en Cristo Jesús, los que caminan conforme al espíritu, conforme al Hombre interior que es guiado por el Espíritu de Dios ya no pecan voluntariamente, sino por efecto de esa naturaleza antigua… y ya no  son condenados por estos pecados porque ya no pecan ellos sino el mal que está en ellos.

En resumen, SI andamos en el Espíritu seremos obedientes a sus mandamientos, odiaremos el pecado, amaremos a nuestro prójimo y viviremos buscando la justicia, la verdad el amor y la santidad., si no buscamos estas cosas andamos en la carne y no somos de Él.

 

Comments are closed.